Etiquetas

, ,


Primera Carta:

Enseñar-aprender. Lectura del mundo, lectura de la palabra.

 

El enseñar no existe sin el aprender. El aprendizaje del educador al educar se verifica en la medida en que el educador, humilde y abierto, se encuentra permanentemente disponible para repensar lo pensado, revisar sus posiciones. El educador que actúe así tiene un momento rico de su aprender en el acto de enseñar. El educador aprende primero a enseñar, pero también aprender a enseñar al enseñar algo que es reaprendido por estar siendo enseñado.

La responsabilidad ética, política y profesional del educador le impone el deber de prepararse, de capacitarse, de graduarse antes de iniciar su actividad docente. Esa actividad exige que su preparación, su capacitación y su graduación se transformen en procesos permanentes. Su experiencia docente, si bien es percibida y bien vivida, va dejando claro que requiere una capacitación permanente del educador, capacitación que se basa en el análisis crítico de su práctica.

El acto de estudiar siempre implica el de leer aunque no se agote en éste. De leer el mundo, de leer la palabra y así leer la lectura del mundo hecha anteriormente. Pero leer no es mero entretenimiento ni tampoco es un ejercicio de memorización mecánica de ciertos fragmentos de texto.

Leer es una opción inteligente, difícil, exigente, pero también gratificante. Nadie lee o estudia auténticamente si no asume, frente al texto o al objeto de la curiosidad, la forma crítica de ser o de estar siendo sujeto de la curiosidad. Leer es procurar o buscar crear la comprensión de lo leído; de ahí la importancia de la enseñanza correcta de ka lectura y de la escritura, entre otros puntos fundamentales. Es que enseñar a leer es comprometerse con una experiencia creativa alrededor de la comprensión y de la comunicación. Y de la experiencia de la comprensión será tanto más profunda cuanto más capaces seamos de asociar en ella –jamás dicotomizar- los conceptos que emergen en la experiencia escolar procedentes del mundo de lo cotidiano. Un ejercicio crítico siempre exigido por la lectura es necesariamente por la lectura y necesariamente por la escritura de cómo franquear fácilmente el pasaje de la experiencia sensorial a la generalización que se opera en el lenguaje escolar, y de éste a lo concreto tangible.

Estudiar es desocultar, es alcanzar la comprensión más exacta del objeto, es percibir sus relaciones con los otros objetos. Implica que el estudioso, sujeto del estudio, se arriesgue, se aventure, sin lo cual no crea ni recrea. Es por eso también que enseñar no puede ser un simple proceso de transferencia de conocimientos del educador al aprendiz. Al estudio crítico corresponde una enseñanza igualmente crítica de comprender y de realizar la lectura de la palabra y la lectura del mundo, la lectura del texto y la lectura del contexto.

Nadie que lee que estudia, tiene el derecho de abandonar la lectura de un texto como difícil, por el hecho de no haber entendido lo que significa la palabra epistemología, por ejemplo. El lector estudioso precisa de ciertos instrumentos fundamentales sin los cuales no puede leer o escribir con eficiencia: diccionarios, entre ellos el etimológico, el filosófico, el de sinónimos y antónimos, manuales de conjugación de los verbos, de los sustantivos y adjetivos, enciclopedias. La lectura comparativa de texto de otro autor que trate el mismo tema y cuyo lenguaje sea menos complejo. Usar estos instrumentos de trabajo no es una pérdida de tiempo: es tiempo fundamental del trabajo, del oficio placentero de leer o de escribir.

La comprensión es trabajada, forjada por quien lee, por quien estudia, que al ser el sujeto de ella, debe instrumentarse para hacerlo mejor. Por eso mismo, leer, estudiar, es un trabajo paciente, desafiante, persistente. No es tarea para gente demasiado apresurado poco humilde que, en vez de asumir sus deficiencias, prefiere transmitirlas al autor del libro considerando que es imposible estudiarlo. Estudiar es una preparación para conocer, es un ejercicio paciente e impaciente de quien, sin pretenderlo todo de una vez, lucha para hacerse la oportunidad de conocer.

La relación entre leer y escribir debe ser entendiéndolos como procesos que no se pueden separar, como procesos que deben organizarse, como procesos que deben organizarse de tal modo que leer y escribir sean percibidos como necesarios para algo. En primer lugar la oralidad antecede a la grafía: cuando aprendemos a leer lo hacemos sobre lo escrito por alguien que antes aprendió a leer y escribir. Al aprender a leer nos preparamos para a continuación escribir el habla que socialmente construimos. Uno de los errores es el de dicotomizar el leer del escribir y desde el comienzo de la experiencia en que los niños ensayan sus primeros pasos en la práctica de la lectura y de la escritura, tomamos estos procesos como algo desconectado del proceso general de conocer.

Si el estudiar no fuera para nosotros casi siempre una carga, si leer no fuese una obligación que hay que cumplir, si por el contrario estudiar y leer fuesen fuente de alegría y placer, de la que surge también el conocimiento indispensable con el cual nos movemos mejor en el mundo, tendríamos índices que revelarían una mejor calidad en nuestra educación.

No es correcto esperar que las transformaciones materiales se procesen para después comenzar a enfrentar correctamente el problema de la lectura y la escritura.

La lectura crítica de los textos y del mundo tiene que ver con su cambio en el proceso.

Freire, Paulo. Cartas a quien pretende enseñar. Siglo Veintiuno Editores. 2009. Pp 28-42